Seguridad   

 TECNOLOGIA volver


Las aplicaciones de radioisótopos suscitan dudas y preocupaciones y éstas surgen a menudo a la hora de contratar los servicios de THASA.

Tanto la radiación X como gamma pueden dañar los tejidos humanos y por eso es necesario cumplir con ciertas normas para evitar todo riesgo. En las mediciones de THASA esta condición se logra pidiendo a las personas ajenas al servicio que respeten un radio de unos 8 m.  

Algunas comparaciones pueden ser útiles. La dosis que el ser humano recibe durante un año por causas naturales (radiación cósmica y otras sustancias radioactivas naturales como el potasio radioactivo presente en las paredes) alcanza 200 mrem. Un viaje en avión a Europa agrega 20 mrem. Un operador de THASA recibe a lo largo del año el equivalente a un viaje a Europa mientras que el ocupante de un departamento en donde se realiza un servicio de THASA recibe menos de una centésima parte de esta dosis.

La Tomografía de Hormigón Armado implica dosis insignificantes comparadas con las usuales en las radiografías médicas o dentales y en los exámenes cardiológicos que usan Tc99.  

LA RADIACION GAMMA NO INDUCE RADIOACTIVIDAD ALGUNA EN LOS ELEMENTOS IRRADIADOS Y NO TIENE CONSECUENCIA PERJUDICIAL SOBRE LOS MISMOS.

THASA CUENTA CON HABILITACION TANTO INSTITUCIONAL COMO INDIVIDUAL PARA CADA UNO DE SUS OPERADORES  OTORGADA POR LA AUTORIDAD REGULATORIA NUCLEAR.

SUBIRARRIBA